Las Mujeres Latinoamericanas en los negocios familiares y cómo mejorar en el emprendimiento

En un artículo reciente compartido por Angélica Fuentes, copropietaria de Omnilife, a través de la revista Forbes editorial México, ella hace mención del poder que tiene, y la influencia que genera, la mujer en los negocios familiares. Un artículo cual siento que no solo es aplicado al emprendimiento dentro de nuestras familias sino a toda acción que decide la mujer para participar en su entorno en general. En sus propias palabras Angelica expone, “Las mujeres aportan valiosas competencias asociadas con un tipo de liderazgo femenino, como la orientación al cliente, sentido de iniciativa, visión a largo plazo y trabajo en equipo. Además, su presencia suele promover la inclusión de otras mujeres en el negocio, generando equipos más diversos y mejor preparados para ofrecer soluciones en un universo empresarial complejo.”
mujeres-latinoamericanas-en-negocios-familiares-exitosos
En Latinoamérica gran parte de las mujeres emprendedoras, que están consciente del impacto que tienen sus palabras y acciones, han venido formando organizaciones para dar soporte a los muchos otros grupos de mujeres en negocios. Y de hecho, los temas de gran interés que salen a relucir en estas reuniones de apoyo tienen que ver más con factores psicológicos y culturales que con factores económicos y profesionales. Es muy común escuchar a las participantes en estos grupos de apoyo hablar de situaciones como las de sentirse abrumadas en algún momento sin saber qué hacer, necesitar afecto psicológico y apoyo personal, o incluso el no saber canalizar las influencias del entorno que tan negativamente están afectando su develvolvimiento en el trabajo. Todas estás son situaciones que muchas mujeres en negocios viven día a día y silenciosamente.

Si tú eres una de nuestras mujeres emprendedoras en Latinoamérica pasando por alguna de estas situaciones, te traemos 5 sugerencias que consultores, mentores y coach en empresas familiares suelen compartir constantemente.

No te de pena pedir ayuda.

Parte de las culturas en Suramérica, Norteamérica y Centroamérica comparten mucho en común lo que se refiere a la participación de la mujer en los negocios: Tendemos a querer dirigir y participar en los negocios influenciadas inmensamente por nuestro entorno, por nuestras amistades e incluso por nuestros gremios. Todo ello generando inmensa tensión a la mujer, o pintándola dentro de unas expectativas a las que tal vez ella no se siente preparada, o simplemente no le interesa llenar. ¿Qué se puede hacer entonces? ¿Qué puede hacer una mujer luchando en su negocio ante tanta tensión? Simplemente ella debe buscar y pedir ayuda. Las mujeres contamos con una red inmensa a la cual podemos acudir por mentores y coach cada vez que sea necesario. Emprendedoras en organizaciones exitosas de cualquier tamaño lo saben: muchos trabajos y contactos quitan energía y tú necesitas tu propia red de soporte para lograr balance emocional y hasta espiritual.

Tienes que buscar soporte dentro o fuera de la familia.

Si en momentos críticos sientes la inmesa necesidad de solicitar apoyo de alguién, ¡búscalo! Si no lo encuentras dentro de tu famila, sal y búscalo fuera. Es importante la orientación que ofrece una persona experta, profesional, o simplemente con más experiencia en el tema que enfrentas.

No puedes estar dando todo el tiempo, tú también necesitas tomar.

Algo muy particular en las mujeres Latinas en los negocios, especialmente siendo emprendedoras, madres y modelos de ejemplos, es la de querer ser la mejor en todo, dar a nuestros seres queridos lo que nos piden, darles todo nuestro mejor tiempo, y querer servirles a todos quienes nos ven de ejemplo. Pues, al parecer no es del todo bueno continuar haciéndolo. Como mujer emprendedora y con deseos de éxito contínuo necesitas apartar tiempo para tí. Necesitas tener y forzar un plan en donde tu espacio lo llenes de tí, y sobretodo tener el caracter y constancia de presentar esos planes a todos en tu familia. Es demostrarles y hacerles ver que mientras tú estás bien, y con mejores energías, todo estará mucho mejor.

Reconoce que todos a tu alrededor son humanos.

Aceptar plenamente este hecho es entender y dar oportunidades a que muchas cosas y personas mejoren. Es también entender que debes ser clara, específica y determinada en lo que te planteas y en respetar el tiempo y los intereses de otros. Las organizaciones son conformadas por seres humanos; seres que sueñan, tienen intereses y necesidades que muchas veces no serán las que tu crees.

Éxitos y fracasos pueden contaminar a la familia.

Hay que aprender a diferenciar el trabajo en casa y el trabajo en la empresa, y darles la atención apropiada a cada uno. Los resultados del trabajo se extienden y afectan todo y a todos en nuestro día a día, y los éxitos o fracasos simplemente pueden llegar a contaminar el área de convivencia y las relaciones. El control, la moderación y el balance que tienen los miembros juegan un papel importante en esos momentos – es parte de tu rol recordarlo.

¿Te has visto en alguna de estas situaciones? ¿Qué te ha funcionado y permitido mantenerte al ritmo dentro de tu negocio cuando te sientes abrumada ante situaciones que no sabes como afrontar? Nos agradaría leer de tu experiencia también.

Artículos Relacionados

Contagiemos a otros a hacer lo bueno. Comparte este artículo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

Escribe tu comentario aquí...

Dejar una opinión