Mejora en tu negocio familiar incentivando a tu equipo a trabajar inteligentemente en vez de trabajar duramente.

trabajar-inteligentemente
Si eres dueño de un pequeño negocio con miembros de tu familia y quizá ya con un par de empleados, es probable que te hayas levantado más de una mañana con mucho entusiasmo y corrido hasta tu oficina, o área de trabajo, para planificar como vas a hacer para asegurarte que todos en tu negocio estén trabajando para la prosperidad del mismo – e incluso piensas en las mil y un maneras que podrías utilizar para motivarles a que trabajen duro. No se si de hecho eres tú también una de esas personas que desde que llegan al trabajo no paran de moverse, ocuparse, asignar tareas, y físicamente agotarse sin necesidad pensando que de esta manera todos los demas se contagian a trabajar igual.

No paramos de escuchar en nuestras sociedades sobre cómo somos nosotros quienes servimos de modelos para otros, pero los ejemplos que muchos emprendedores en negocios pequeños pretenden proyectar surten resultados totalmente contrarios a los que desean recibir.

Si te ha pasado ello, detente por un momento. Hay otras formas de ayudar a mejorar los pequeños negocios familiares.

Muchos dueños de pequeños negocios han crecido escuchando y creyendo que para prosperar un negocio se tiene que trabajar muy duro desde tempranas horas de la mañana. Aún son tantos los administradores y emprendedores que dirigen las organizaciones bajo la creencia de que que sobrepasando a la competencia, mostrando y haciendo todo trabajo duro posible, es la forma para mantenerse en los negocios.

¡Y sí! cuando es cierto que para lograr un negocio próspero contínuo definitivamente debemos comprometernos a trabajar duro en él, sin embargo, trabajar duro no es lo único en lo que debes pensar para lograr tu propio progreso. Y mucho menos en estos tiempos tan cambiantes en donde quienes se logran mantener en los negocios son aquellos abiertos a probar otras alternativas, a crear planes y estrategias más acordes a lo que realmente desean lograr, y sobre todo aquellos que al final del día han sacado el mejor partido de su tiempo.

Es importante recordar que cada familia es única y por ende definen condiciones y situaciones únicas en los negocios. La mayoría de los dueños de negocios familiares exitosos, o de negocios rentables que se han mantenido en el tiempo, comparten que sus logros lo deben al trabajo duro. Pero no necesariamente el tipo de trabajo duro que ellos llevan sea un factor primordial para el éxito y bienestar de tu propio negocio.

Quizá te preguntarás,

¿Cómo logro trabajar inteligentemente entonces?

Primero que nada hay algo que debes recordarte, agradecerte y mejorarte, y es en tu capacidad para pulir tu rol como dueño, y probablemente líder, de tu negocio o empresa familiar. Ser consciente de lo que involucra tu rol, de definir tus tareas, de mejorar tu desenvolvimiento cada día, y sobre todo de agradecerte a tí mismo por el papel que vas llevando, es el primer paso para dar cabida al trabajo inteligente.

Solo tú junto con tu equipo de trabajo sabrían identificar con exactitud maneras para trabajar mejor – maneras eficaces. La visión que ustedes mantienen sobre el negocio, de cómo lo desean proyectar en un par de años futuros, por ejemplo, es un buen punto de inicio para identificar las tareas, actividades y procesos que pudieras poner en práctica en tu negocio, y así propiciar ambientes de trabajos agradables y productivos en vez de agotar a tu equipo en trabajos muy duros y desalentadores.

Responderte a preguntas como las siguientes te ayudarán también a reconocer, por ejemplo, cuándo un trabajo debe ser abordado inteligente o arduamente.

  • Realmente de todas las horas que dedicamos en este proyecto o tarea, ¿cuáles nos producen los resultados que queremos?, ¿hay otras formas de hacer esta tarea mejor?
  • ¿Cuál es el resultado en los trabajos de hoy que deseo obtener?
  • ¿Qué es lo que me importa más en relación a esta actividad?, ¿tengo asignadas a las personas apropiadas para este rol, o para este proyecto, o para este servicio? Y de no ser así, ¿cómo puedo ayudar a mejorar la calidad de mis servicios a través de un mejor apoyo a este empleado?
  • De las horas al día dentro del negocio, ¿cuántas puedo dedicar diariamente o semanalmente para discutir mejoras contínuas?
  • ¿Cuáles son los trabajos repetitivos que llevamos en el negocio en las que valdría la pena refrescar los procesos?
  • ¿Hay formas de innovar áreas, tareas, actividades o procesos en mi negocio? Y de ser así, ¿cómo innovo?
  • ¿Tengo un equipo de personas con las que discutir ideas de innovacion y mejoría?
  • ¿Puedo dedicar una tarde este mes para una reunión casual con mi equipo y conocer más sobre lo que piensan todos de nuestra empresa?, y si es así, ¿realmente que me gustaría descubrir?
  • ¿Manejo planes dentro del negocio correctamente?, ¿sabe todo mi equipo en lo que trabajamos esta semana y este mes?

Son muchas las razones por las que como individuos o familia participamos en la creación y administración de un negocio, e igualmente son muchas las estrategias y visiones que cada persona alberga en su mente para dirigir el mismo. Incluso, consciente o inconscientemente, cada persona fundamenta sus acciones en valores, creencias y pensamientos que definen su estilo de vida, y que de la misma manera definen su negocio. Es importante reconocer todo ello porque facilita inmensamente a la hora de determinar tu propio estilo y tu forma de trabajar inteligentemente en tu propio negocio.

Debes poner hincapié en tus capacidades físicas, mentales, y hasta profesionales a la hora de decidir si lo que que tu negocio necesita más es gente para trabajar duro o para trabajar inteligentemente. O lo que es mejor, identificar quienes de tu equipo pueden trabajar mejor en una o ambas partes. Si tú estás entre los 45 a 65 años, por ejemplo, seamos claros que hay actividades de trabajo duro en los que ní siquiera deberías considerar competir en tu negocio. O si eres alguien entre los 18 a 25 años, quizá aún no tengas la experiencia desarrollada en tu industria como para tomar decisiones determinantes, sin embargo tienes la capacidad física y la energía suficiente para sobrepasar a la competencia en actividades mucho más provechosas e interesantes para tí.

Es curioso como hacer hincapié, por ejemplo, en las condiciones fisicas afecta de manera significante la forma de manejar un negocio. Hoy día mucho se discute en relación a la evolución de la administración de negocios, y sin importar el tamaño del negocio (o la empresa), tanto la tecnología como las variadas ideologías de vivir mejor han llegado a ser factores críticos a la hora de dirigir un negocio próspero.

¿No disfrutarías tú mejor la vida trabajando dedicadamente en las horas más beneficios para tu negocio, y tomando unos días u horas al mes para actividades que te engrandezcan y traigan plenitud en otra faceta de tu vida?

¿No te interesaría saber qué diferencia haría en tu negocio regalar unas horas al mes a todo tu equipo para que ellos recarguen sus energías como ellos deseen?




Aprender a trabajar inteligentemente es una actividad que requiere que te sumerjas profundamente en temas como los valores, la importancia, y los resultados. Saber qué valoras más, qué es lo que realmente te importa, y cuáles resultados deseas obtener y compartir, te ayudan a ir más alla de lo superficial y encontrar puntos de mejorías para implementar en tu negocio.

Prométete a tí mismo/a a trabajar duro en tu negocio, ¡si! Pero luego de haber pensado seriamente y escrito cuáles podrían ser las formas y cosas que harían que ese arduo trabajo se convierta en resultados mejores. No puedes diferenciar y mejorar resultados si no los mides con frecuencia. Trabajar inteligentemente también contagia a los demás para mejor. Ahora, estamos en una época en donde dirigir negocios es totalmente diferente a como era un par de décadas atrás. Mantente al día con lo que envuelven los roles de quienes se involucran en tu negocio porque es la educación constante la que propicia trabajos inteligentes y provechosos.


Y tú, apreciado lector, ¿recuerdas algúna experiencia cuando cambiaste la forma de hacer algo en tu negocio, o trabajo, que generó cambios interesantes en tu vida? Compártelo con nosotros en la sección de comentarios.

Artículos Relacionados

Contagiemos a otros a hacer lo bueno. Comparte este artículo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

Escribe tu comentario aquí...