Sea un buen miembro, sea un buen amigo.

Mirándola desde lejos, la familia es un ente infinitamente complejo. Pero si nos acercamos  mucho más y la detallamos en un nivel sencillo, muy básico, la familia entonces es esa serie con capítulos diarios y únicos de relaciones personales.  Y son estas relaciones las cuales van ser como ninguna otra, son las relaciones más importantes en nuestra vida. En los negocios familiares cada miembro activo y no activo juega un papel determinante en el éxito de la empresa, en el desenvolvimiento de la organización dentro de su comunidad e industria, e incluso en la captación de personal efectivo.
ser-buen-miembro-y-amigo-en-los-negocios-y-en-la-familia

Trate a los miembros de su familia (que están con ud. en el negocio) así como ud trataría a un buen amigo que lo visita en su trabajo  – trátelos bien porque ud. ha escogido estar y disfrutar de sus compañías y hágales desear a ellos la oportunidad de escoger, estar y disfrutar de la suya. Además de ventajoso para la cultura y organización general de su negocio, ud. con tan solo intentarlo cada día ha tomado un paso fundamental y gratificante en la vida familiar.

¿Cuantas veces no hemos notado como un miembro parece no participar o encajar en las tareas asignadas dentro de la empresa? y  ¿cúantas más aún vemos que los demas miembros no parecen entenderle, respetarle, o incluso tomarle en consideración hasta el punto de no motivarle para ganar más aceptación?

Es importante, en situaciones como estas, reconocer que además de ser miembros del negocio,  todos deban aprender a ser buenos amigos y comportarse de tal manera que propicien la participación e integración de todos los miembros. Reconociendo sus diferencias e igualmente valorando sus capacidades e intereses, convertirse en personas de soporte, de alivio, es un paso excelente con positivos resultados de la empresa. La idea principal es crear un ambiente en donde se pueda hablar de los problemas, de las incomodidades, de las esperanzas e intereses mutuos y, así mismo, resaltar el valor que tiene la participación de cada persona dentro de la empresa, e incluso, de ser necesario, crear condiciones favorables en donde una persona en particular pueda expresar libremente su voluntad al decidir no querer continuar en el negocio.

Como buenos amigos, hay que saber escuchar y hacerlo inteligentemente. Se debe escuchar con la intención de expresar fe y seguridad en las habilidades de cada miembro – dar la oportunidad a que la persona tome su orgullo y responsabilidad en lo que hace. Dentro de los negocios familiares, por supuesto que no es tarea fácil, considerando los roles, las edades y gustos personales, esto requiere de hacerlos sentir de nuestro lado, dejarlos ser ellos, y abrazar con aprecio las posibles ideas que nos puedan compartir; y es aquí donde el rol del jefe del negocio es hacer la empresa un mejor lugar en donde trabajar y convivir diariamente.

Y para ti, como miembro de un negocio familiar, ¿qué haces, o qué técnicas aplicas para propiciar las comunicaciones con los miembros mas introvertidos que parecen ser menos amigables?

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Contagiemos a otros a hacer lo bueno. Comparte este artículo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

Escribe tu comentario aquí...

Dejar una opinión